¡Disponible sólo en Internet!

Bálsamo labial de manteca de cacao y karité

Nuevo

Está formulado de la manera tradicional, como las antiguas barritas de cacao de farmacia. Combina la manteca de cacao, la de karité, el aceite de almendras dulces, la miel y la cera virgen. No lleva perfume ni colorante y es apto tanto para labios, como las aletas de la nariz

INGREDIENTES: mantecas de cacao y karité, aceite de almendras dulces, miel, cera virgen y vit E.

NUEVA FÓRMULA

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

€5.00

MANTECA DE CACAO La manteca de cacao o aceite de theobroma, es la grasa natural comestible procedente del haba del cacao, extraída durante el proceso de fabricación del chocolate y que se separa de la masa de cacao mediante presión. Es utilizada en varios alimentos y en cosmética. La manteca de cacao es una fuente de vitamina E, antioxidantes naturales y minerales que la convierten en un excelente regenerador celular que, además, hidrata y devuelve la elasticidad a la piel.

Uno de sus usos más conocidos es en las tradicionales barras de labios, comúnmente llamadas barras de cacao, que se usan para hidratar los labios en la época de frío, aunque también pueden utilizarse para curar e hidratar la zona de la nariz que también sufre mucho en esa época.

MANTECA DE KARITÉ La manteca de karité (Shea butter en inglés) es una grasa vegetal procedente del triturado de los frutos del árbol karité (Vitellaria paradoxa) o árbol de mantequilla, originario de las sabanas arbóreas del oeste de África. Es utilizada tradicionalmente en la cocina local y en la composición de numerosos preparados cosméticos debido a su acción protectora contra la sequedad de la piel, protección contra eritemas solares, prevención y tratamiento para el envejecimiento cutáneo ya que estimula el metabolismo de las células y previene las arrugas, y acción cicatrizante.

El aceite de almendras dulces se obtiene del prensado en frío de las almendras, fruto del árbol almendro (Prunus dulcis). Este árbol, perteneciente a la familia de las rosáceas, tiene su origen en Asia central, donde se cultiva desde hace miles de años.

Gracias al alto valor nutritivo de las almendras, que contienen vitaminas A, B y E, y son ricas en grasas, proteínas y sales minerales, este aceite es especialmente efectivo para pieles muy secas y sensibles. Nutre e hidrata sin obstruir los poros, permitiendo que la piel respire. Previene las estrías y arrugas, calma, desinflama y minimiza cicatrices o marcas.

Productos relacionados