Jabón natural artesanal de cacao y café

Renovado

Nutritivo. Antioxidante, activador.

(pieza de 100g)

Es un auténtico capuchino convertido en jabón y otro de nuestros jabones favoritos. Lo elaboramos con cacao puro amargo y café natural molido. Después de su uso, el resultado es una piel luminosa, sin impurezas y sana. Te darán ganas de comértelo.

INCI-INGREDIENTES: Olea europaea oil (aceite de oliva), aqua, cocos nucifera oil (aceite de coco), sodium hydroxide, vegetable oil (aceite de semillas), ricinus communis oil (aceite de ricino), prunus amygdalus dulcis oil (aceite de lmandras), theobroma cacao (manteca de cacao), cocoa powder (cacao puro), coffea (café), tocopherol (vitamina E).

*Debido a la elaboración y corte artesanos, nuestros jabones pueden presentar variaciones en sus formas y tonos, siendo sus ingredientes, propiedades y aromas los mismos.

€6.00

El cacao, grano procedente del árbol del cacao o Theobroma cacao, ha sido utilizado desde los Mayas por sus propiedades terapéuticas, las cuales se deben a los flavonoides presentes en él. Algunas de ellas son las siguientes: efecto antioxidante debido a que elimina los radicales libres de las células, es hidratante, vigorizante y exfoliante. Utilizado en tratamientos contra la celulitis, ayuda a atenuar las manchas solares y proporciona brillo a la piel.

La planta de cacao es un pequeño árbol que crece en ambientes tropicales, normalmente da entre 15 y 20 frutos, llamados vainas y cada vaina contiene entre 20 y 60 semillas de cacao. Necesita altas temperaturas durante todo el año, lluvias regulares y una atención constante para producir correctamente los granos de cacao.

El café, grano procedente de la planta de café o Coffea, es también un importante antioxidante que, además, ofrece efectos antiinflamatorios, calmantes, astringentes y diuréticos. Estimula la circulación, favoreciendo la pérdida de grasa y celulitis, y elimina toxinas, proporcionando una piel tersa y luminosa.

Los cafetos son arbustos de las regiones tropicales del género Coffea. Los frutos son carnosos, y se conocen como cerezas de café; tienen dos núcleos, cada uno de ellos con un grano de café. El grano de café es la semilla de la planta. El árbol del café procede del norte de Etiopía (antes llamada Abisinia), en el oriente de África. Una leyenda muy difundida sobre el origen del café es la de un pastor de Abisinia llamado Kaldi que observó el efecto tonificante que unos pequeños frutos rojos de unos arbustos habían tenido sobre las cabras que lo habían consumido, efecto comprobado por él mismo al renovarse sus energías. Kaldi llevó unas muestras de hojas y de frutos a un monasterio, o a un santo musulmán en otras versiones, donde los monjes probaron el brebaje preparado a base de los frutos, para evitar quedarse dormidos en los oficios nocturnos.

Productos relacionados