¿Quiénes Somos?

laMalvaflor es una jabonería artesana. Un proyecto familiar emprendido por dos hermanos. Ella y entusiasta estudiosa de los remedios naturales, las artesanías y todo lo hecho a mano. Él, es decir, yo, periodista, diseñador gráfico y fanático de lo natural (incluida cosmética) y de un estilo de vida sano.

Como casi todas las cosas buenas de la vida, laMalvaflor nació gracias a un cúmulo de circunstancias. Hace unos años, una terrible psoriasis inundó las piernas de mi hermana, después de un año sometida a tratamientos agresivos con cortisona, dos biopsias y 20 kilos de más, apenas notó mejoría.

Un dermatólogo y naturópata sugirió que probasemos con jabón de laurelo o aceite de laurel. Probó a elaborar el jabón, y en cuanto empezó a utilizarlo, el cambio fue tal que a partir de ese momento empezamos a querer saber más y más, a formarnos, y a elaborar nuestros propios oleatos, que son el secreto de nuestos productos.

Empezamos a cultivar  plantas, lavanda, caléndula, romero, tomillo, hierbaluisa, salvia, malvas, rosas, camelias, hipérico... y así, prácticamente todo lo que utilizamos para la elaboración de los oleatos. Casi todo procede de nuestra propia huerta, por supuesto, libre de pesticidas y químicos.

Yo he trabajado más de 10 años en una de las revistas más importantes de moda y belleza de este país, Elle España. Durante ese tiempo, he tenido la oportunidad de probar infinidad de productos, ni os imagináis la cantidad de muestras que llegan a una redacción así cada semana. He probado mucho, muy bueno y durante mucho tiempo, por eso, en cuanto utilicé durante dos semanas los productos de mi hermana, me di cuenta de que estabamos ante algo especial, muy puro, casi mágico os diría, y sobre todo, efectivo. En mi caso fue el oleato de caléndula el que me ayudó con un problema que tenía en la piel, enfermedad de Grover, provocado, seguramente, por el sol. Enfermedad que ya es historia. Empecé a elaborar jabón y oleatos junta a ella, y a ampliar mi formación por otros medios.

Cada vez más gente cercana empezó a utilizar los jabones. Comenzamos a vender en ferias y mercadillos de la sierra de Madrid, y el feedback de la gente, lo efectivas que resultaban las alquimias y las ganas de compartir experiencias, nos animaron a emprender esta aventura. Y a ampliar nuestra gama de productos con un denominador común: todo lo hacemos como cuando lo hacíamos para nosotros, es decir, con ingredientes naturales, mucho tiempo de elaboración (los oleatos maceran mínimo 40 día al sol y a la luna, algunos están hasta seis meses), y con mucho cariño.

Elaboración 100% natural

En la jaboneria artesana lamalvaflor, elaboramos jabones y aceites naturales.

Utilizamos los métodos artesanales "de toda la vida" y desde la elaboración, al cortado o al etiquetado se realiza todo a mano.

Nuestros jabones están elaborados 100% con aceites vegetales de primera calidad, como, oliva, coco, ricino, soja, girasol, manteca de cacao o karité, aceite de neem, argán, rosa mosqueta, de laurel,  etc... y maceramos o infusionamos los aceites, con las plantas adecuadas, para hacer de nuestros jabones un producto terapéutico y de belleza. Enriquecemos los jabones con aloe vera, algas, levadura de cerveza, harina de avena, harina de quinoa, harina de soja ...

También eleboramos  jabones, con leche de cabra, yogur, vino tinto, cerveza, e infusiones, algas, y hierbas aromáticas. Utilizamos como colorantes, óxidos de hierro, especias, arcillas y micas, y pétalos de flores como: rosas, hibisco, geráneo y nuestros aromas son aceites esenciales, o aceites de perfume, sabiamente combinados, para hacer de nuestro jabón un producto único.

Los aceites corporales, están elaborados, a partir de oleatos de plantas o flores, que hacemos también nosotros, y que en función de las plantas utilizadas, nos aportan, elasticidad, nutrición, activación de la circulación, o iluminan nuestro bronceado.

laMalvaflor, jabonería natural artesana inauguró a finales de 2015.