Mini-Champú sólido de shikakai

Nuevo

(60g aprox)

Fortalecedor,brillo, suavidad, revitalizante. 

Con Aceite de almendras y té verde.

Elaboramos este champú con tensioactivos naturales procedentes del coco (suaves y muy bien tolerados por la piel) a los que incorporamos shikakai en polvo, rico en saponinas, que restaura el brillo y la fuerza del cabello al no eliminar sus aceites naturales, a la vez que desenreda y promueve el crecimiento del cabello y previene la caspa; infusión y viruta de té verde, rico en antioxidantes, que aporta fuerza y brillo al cabello a la vez que ayuda a prevenir la caspa, y aceite de almendras, rico en vitamina E, que acondiciona, hidrata y suaviza la cutícula del cabello permitiendo que crezca más grueso, más largo y más fuerte.

INCI-INGREDIENTES: Sodium Cocoyl Isethionate, Coco-Betaine, Water, Prunus amygdalus dulcis oil , Acacia concinna fruit powder, Camellia sinensis, Inulin, Glycerin, Tocopherol, parfum. 

*Debido a la elaboración y corte artesanos, nuestros jabones pueden presentar variaciones en sus formas y tonos, siendo sus ingredientes, propiedades y aromas los mismos.

€8.50

SHIKAKAI

Es el fruto del arbusto Acacia concinna, originario de las llanuras del centro y sur de la India. Se traduce literalmente como "la fruta para el cabello". Tiene un pH bajo natural, es extremadamente suave y no elimina los aceites naturales del cabello. Generalmente no es necesario usar un acondicionador ya que actúa también como desenredante. Promueve el crecimiento del cabello y previene la caspa. Contiene saponinas lo que le convierte en un tensioactivo no iónico natural.

El Shikakai en polvo lava el cabello y el cuero cabelludo suavemente, restaura su brillo y fuerza, además de desenredar y da una sensación sedosa. Está indicado para todo tipo de cabellos. Se aconseja su uso especialmente en los casos de pérdida del cabello, apagado o debilitado.

ACEITE DE ALMENDRAS

El almendro (Prunus amygdalus dulcis), árbol de la familia de las rosáceas, tiene su origen en las regiones montañosas de Asia central donde está presente desde épocas remotas. Hoy en día se cultiva en las regiones de clima templado de todo el mundo, siendo España el segundo país productor tras Estados Unidos.

Este aceite, desde hace milenios, es extraído por presión de la semilla para mejorar la apariencia y el estado general de la piel, especialmente en casos de sequedad, deshidratación o escamación. Es un aceite rico en vitaminas A y E., proteínas, sales minerales y ácidos grasos resultando que el aceite de almendras es muy nutritivo y apto para todo tipo de piel, especialmente para las más sensibles y secas.

Proporciona elasticidad a la piel, dejándola hidratada, nutrida y suave. Es muy utilizado en el tratamiento de masajes por sus propiedades emolientes y antiinflamatorias, y por su capacidad para suavizar la piel sin obstruir los poros. Lubrica y protege la piel desgastada o escamosa, y es muy adecuado para problemas de irritación y alergia ya que produce efectos calmantes. Previene y repara estrías y arrugas, y es óptimo para aplicar en pieles muy sensibles como la de los bebés. Aplicado en el cabello seco y quebradizo, produce efectos reconstituyentes.

 

TÉ VERDE

El té se obtiene de las hojas de la planta china Camellia sinensis y en concreto el té verde se prepara a partir de las hojas menos oxidadas y no fermentadas de la planta. Es por esto que el té verde es el que más antioxidantes contiene si lo comparamos con otros tipos de té como el té negro o el té rojo.

En los países asiáticos saben apreciar los beneficios y propiedades medicinales del té verde.  El té verde se cultiva y consume en China desde hace más de 5.000 años. Antiguamente se consideraba un producto exclusivo y únicamente lo consumía la nobleza china. Los monjes budistas contribuyeron con su difusión y consumo.

Es rico en vitaminas  A, B2, C, carotenoides, minerales (calcio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, cobre, zinc, molibdeno, sodio, fósforo, cobalto, estroncio, níquel, potasio, aluminio, flúor y selenio), y aminoácidos  como triptófano, glicina, serina y, en particular, la teanina.

 

El té verde está indicado para mantener en buen estado el cuero cabelludo, a la vez que, por ejemplo, en caso de pelos grasos, los expertos en belleza recomiendan volcar una taza de té tibio sobre la cabellera durante el enjuague final. Haciendo distintas pruebas, se puede comprobar cómo, poco a poco, la salud del cabello irá mejorando cada vez más, el cual se mostrará reluciente, brillante, y sobre todo bien cuidado. El té verde ayuda contra la calvicie de la siguiente manera: en gran medida la pérdida del cabello en los casos de alopecia androgénica, se debe a la acción de la dehidro-testosterona  (DHT). Componentes del té verde como el catecol o catequinas, inhiben a la alfa 5-reductasa, impidiendo la producción de esta enzima que es la que convierte a la testosterona en DHT. El té verde contiene flavonoides, polifenoles y catequinas, las sustancias que se han encontrado para tener características antioxidantes, antiinflamatorias, y antimicrobianas significantes.


Productos relacionados